Reinventando en brainstorming

El nuevo vocabulario educativo ha llegado para quedarse, al menos durante un tiempo, hasta que nuevas modas nos traigan nuevos modelos de discurso. Nos parecía que el estilo coaching no iba a pasar de una moda de dos meses, pero cada vez son más los que se suman, así como los detractores de este tipo de neolenguaje educativo. Y esto es, precisamente, lo que hace que este nuevo vocabulario prospere y se afianze. Como todo hito educativo, el hecho de poseer estos detractores o incluso haters, lo convierte en un punto de inflexión que provoca la curiosidad y las ganas de estudio de muchos docentes. Porque no nos engañemos, si no interesara, pasaría desapercibido. Me estoy refiriendo al desing thinking, al visual thinking, al storytelling, al brainstorming; ese nuevo vocabulario docente que sustituye a aquello que esa profesora con más de 25 años de profesión lleva haciendo toda la vida… O no.

Bueno, lo cierto es que nos reinventamos, gracias a la influencia del avance cultural, vía inyección TIC, porque nos lo exigen la normativas o bien porque nos gusta actualizarnos, y esto es estupendo. Qué triste sería seguir en las mismas, con esa metodología consistente en dar información escrita y evaluar con ejercicios tipo, con la copia, con el dictado.

Hoy me gustaría aportarte desde el punto de vista personal, el apoyo de una técnica que tiene casi ochenta años, ni más ni menos. Se trata del brainstorming; tormenta o lluvia de ideas en castellano.

 

Brainsorming.

El brainstorming es una técnica de grupo creativa, que consiste en la reiteración de opiniones mediante el debate en torno a un tema dado, para buscar nuevas ideas, itinerarios o soluciones a éste. Es una idea original de Alex Faickney Osborn, publicista neoyorquino especializado en creatividad, en torno a los años cuarenta.

El supuesto básico fundamental del brainstorming es la creatividad, pues se deduce de su aplicación una reducción en la inhibición y bloqueo de los integrantes, así como de sus creencias limitantes.

El supuesto básico fundamental del brainstorming es la creatividad, pues se deduce de su aplicación una reducción en la inhibición Clic para tuitear

En este sentido, una de las reglas básicas para el desarrollo de la lluvia de ideas será prohibir la crítica y la censura, así como la autocensura, pues la evaluación de las ideas se realizará a posteriori. De este modo, se trabaja igualmente la asertividad y las habilidades sociales a la hora de respetar las opiniones de los demás, así como las propias. En un ejercicio de brainstorming deberemos de alentar a que todas las ideas surjan con naturalidad, por disparatadas, elocuentes o extravagantes que resulten. Es de valorar la libertad a la hora de opinar y proponer que todas las ideas son acertadas. Igualmente, a mayor número de opiniones o soluciones, mayor efectividad. Pero el orden es importante. Las ideas se complementan y enriquecen a lo largo de toda la actividad. No se trata de un desarrollo lineal de los itinerarios o soluciones, sino de un efecto agrandador que cada vez va aportando opiniones más enriquecidas.

En todo caso, es importante que el desarrollo de la actividad esté coordinado por la figura del facilitador. Este será una persona que acompañe en el camino y que nunca coarte la creatividad de los integrantes en del grupo. En el caso de la educación y como es evidente, el maestro o profesor sería este facilitador, aunque en cursos elevados, puede ser un buen recurso para ganar autonomía si este papel lo realizan los chicos.

Reinventando el brainstorming.

Así pues, la técnica de la lluvia de ideas es recurrida de amplio modo en el elenco educativo así como de la empresa y lúdico en general, pero he querido darle una vuelta de tuerca para actualizarlo en esta ocasión.

Cambiando de escenario.

Si ahora mismo te imaginas una lluvia de ideas, seguro que te vendrá a la cabeza la pizarra y el rotulador (o tiza) para escribir, ¿verdad? Pues realmente no hay nada escrito en brainstorming, por tanto, cambiar esas tendencias clásicas nos pueden ayudar a promover un modelo más actualizado. Por ejemplo, se pueden hacer una lluvia de ideas desde un grupo de WhatsApp, y si no, que se lo digan a Juanito Libritos, el profesor malagueño que se ha vuelto viral por enseñar de una manera muy original la historia de España.

El profesor Juanito Libritos y su original método para enseñar la historia de España
FUENTE: Twitter.

De este modo exponían los alumnos y alumnas de 2º de la ESO de este original docente, sus conocimientos acerca de la historia del medievo español.

Un cambio de escenario en el diseño de tu estrategia brainstorming puede ser decisivo a la hora de captar a tu alumnado o el público al que vaya dirigido.

Cambiando los materiales.

Del mismo modo, los materiales empleados para la realización de la lluvia de ideas no tienen por qué ceñirse a la pizarra y el rotulador. Mediante dibujos, con un collage, construyendo una maqueta, con un vídeo, con un lienzo en blanco, etc.

Uno de los materiales que han ido ganando peso a la hora de desarrollar ejercicios de brainstorming es el uso de Post-it, la conocida marca de papelería. Desde su tradicional uso hasta todo un entramado de claves de colores o de formas, pueden ser empleados para el diseño de este ejercicio. O también, enfocados a diferentes temáticas o de un modo tan creativo como este:

Brainstorming cambiando el contexto.
FUENTE: First grade wow en Pinterest

Además, objetos tan cotidianos como un simple folio nos pueden dar lluvias de ideas creativas. Lo podemos hacer sugiriendo a los participantes que obtengan cualquier forma de un folio para representar una idea, por ejemplo, arrugándolo hasta hacer una pelota, doblándolo por la mitad para recrear un libro, rompiéndolo en mil pedazos para fabricar confeti, etc. Y quien dice un foLio, dice un clip, un bolígrafo, una mesa, etc.

Cambiando el foco.

Cambiar el foco de la lluvia de ideas, también ayuda a dinamizar la actividad. Por ejemplo, podemos trabajarlo desde la expresión escrita o artístico creativa. De este modo y como lo haría un escritor o un pintor, tomaremos un folio y empezaremos a dibujar o escribir sin un sentido estricto. En el caso de la expresión escrita, incluso prescindiremos del correcto uso ortográfico de las palabras.

También se pueden hacer ejercicios de listados de palabras, sin elaborar las ideas del brainstorming, jugando con ellas, uniéndolas, relacionándolas, reduciéndolas, ampliándolas, etc.

Ser creativo con las palabras, otra manera de brainstorming.
Fotogramas de la película argentina El secreto de tus ojos. FUENTE: Pinterest

Otra manera que podríamos contemplar en este caso sería la técnica del cadáver exquisito, en la que se va formando un texto con el aporte de diferentes ideas por turnos. Esta es una actividad que surge de la corriente surrealista para crear textos literarios creativos. Si cambiamos el foco del problema o temática a tratar en el brainstorming con esta técnica no tendremos más que ir aportando las diferentes soluciones en un papel, tapando la respuesta de la persona anterior.

A la inversa.

Y por qué no, a la inversa. Si la lluvia de ideas consiste en aportar propuestas sobre una temática dada, ejercicios como el storyboarding, presentan un modo de hacerlo a la inversa; es decir, a partir de una serie de propuestas para ordenarlas y así llegar a una conclusión o historia. Se puede realizar mediante ilustraciones o bien con Post-it y texto breve, etc.

Si la lluvia de ideas consiste en aportar propuestas sobre una temática dada, ejercicios como el storyboarding, presentan un modo de hacerlo a la inversa Clic para tuitear

Con sentido del humor.

También se puede iniciar una sesión de brainstorming con otro punto de vista, como por ejemplo, el humor. Puede iniciarse el ejercicio con ideas disparatadas, imposibles, extravagantes,…

Mediante la dialéctica.

Las hipótesis, las analogías y en general, la dialéctica; pueden ser un modo muy creativo a la par que filosófico para tratar la lluvia de ideas. La forma más Hegeliana de la dialéctica, expresar opiniones contrarias entre dos sujetos para llegar a conclusiones, puede acompañarse del hecho teatral o dramático para hacer que el resto de participantes lleguen a sus propios argumentos.

Psicodrama.

Otro de los recursos que pueden ayudar al florecimiento de ideas de un modo más creativo y en relación al punto anterior, es el psicodrama. Ponerse en la piel de un superhéroe para dar solución a un problema, imaginarse en un rol de sexo contrario para proponer una idea, actuar con la consigna de vivir en otra época, representando a algún personaje histórico o famoso, etc.

 

Como ves, múltiples opciones para innovar o sumar creatividad a una técnica que empieza a ser oldie. Así que ya sabes, coge tu paraguas, y que broten tus ideas, hiedra.

Todo niño es un artista, el problema es seguir siendo un artista cuando creces.

Pablo Picasso.

Dejar respuesta

Por favor deja tu comentario!
Por favor ingresa aquí tu nombre